lunes, 20 de octubre de 2008

La Hora Zen: Sobre el TAO


Le preguntaron a Ui Kuan:
- ¿Cuál es el Camino (Tao)?
- Lo tienes justamente delante de tus narices
- ¿Por qué no lo veo?
- A causa de tu egoísmo - añadió el maestro zen
- Si yo no lo veo por mi egoísmo, ¿lo ves tú?
- Mientras tengas la dualidad y digas 'yo no puedo ver', 'tú puedes ver', tus ojos quedan cegados por esa noción de relatividad.
- ¿Cuándo no hay ni tú ni yo, se puede ver el Camino? - volvió a preguntar el monje.
- Cuando no hay ni tú ni yo, ¿quién es el que quiere ver?
Get This

3 comments:

Astrid Salazar Siry dijo...

Lo veo como en esos momentos en que el fin se olvida por estar más concentrados en el ego, en el competir, en quién llegó y quién aún está caminando.
Es un Camino que no tiene ritmo, y la meta es más que una finalidad. Por tanto se hace irrelevante quién lo ve, quién no, quién camina sobre él. Más aún, no puede ser visto. El sabio nunca afirma que puede ver el Camino, sólo le indica al monje que se libere de esa percepción.
Además, si no puede ver alguien el camino, es que no existe? He ahí la relatividad del asunto. En realidad el camino siempre está, aunque no sea visible como se acostumbra pensar.
Luego, reflexionando sobre esto, cuántas veces queremos VER el camino, la solución, sin meditar realmente en ésta necesidad o percepción?
Cuántas veces hemos encontrado la solución sin "buscarla"?

Viktor'jac dijo...

Estar caminando concentrados en el final, con el ego como compañia. En quien esta adelante o quien esta atras nos distrae del camino de los secretos que este tiene escondidos para nosotros, y evita que aprendamos.

Entonces seria interesante preguntarse: vale la pena transitar un camino sin aprender de el, por que incluso cuando llegemos a la meta habra algun significado en ese punto o las cosas que perdimos en el camino haran irrelevantes el final...

David dijo...

Yo creo que significa que el camino está delante, nadie lo oculta lo puedes ver con tus propios ojos.
El problema es que no existe un único camino, y lo que te ciega es tu egoismo porque tomar un camino implica perder el otro y eso hay que aprender a asumirlo.
Hay que dejar de intentar abarcar todos los caminos, tomar el tuyo, y aceptar tu propia decisión.
O al menos yo lo veo así :)