miércoles, 30 de enero de 2008

La Hora Zen presenta: La Carta


La Carta


Jiun, un maestro de Shingon, fue un adelantado estudiante de sánscrito en sus años mozos. Siendo muy jóven, solía ya dar conferencias a sus compañeros.

Enterada de esto, su madre le escribió una carta:

Hijo mío, No creo que llegues nunca a ser un auténtico devoto del Buda si lo único que te interesa es convertirte en un diccionario andante.

La información y los comentarios, el honor y la gloria, no tienen límite; jamás sacian la sed del hombre. Me gustaría que dejaras de una vez todo ese asunto. Guarda silencio y retírate a un templo tranquilo, en algún rincón perdido de la montaña.

Dedica todo tu tiempo a la meditación, y alcanza de esta forma el verdadero conocimiento. "

(Tradicional Zen)

Get This

2 comments:

Astrid Salazar Siry dijo...

Para mi, el pensamiento se refiere a la sed que tiene el hombre de elementos equivocados. De la fama, la gloria, siempre se quiere más. El ego no se contenta con nada. En cambio cuando se habla de dejarlo todo e ir a meditar, es pidiéndole que se busque a sí mismo, que abandone su ego, que es caprichoso e insaciable e inconforme, y prefiera el verdadero y más importante conocimiento, el de sí mismo.

Drubesa dijo...

Creo que se debe a que la verdadera sabiduria no se encuentra en las palabras, se encuentra en la experiencia, en la viviencia y por eso, ser predicador de conocimientos te aleja de seguir experimentando la sabiduria, ya que no te permite meditar y encontrarte con tu yo, porque estas muy relacionado con el otro.