jueves, 6 de mayo de 2010

Quiero ser Community Manager.


Primero que nada, empiezo reconociendo el esfuerzo y las múltiples iniciativas de un montón de personas que evangelizan la importancia del Social Media (SM) hoy día, su poder y su alcance. Desde explicar de la forma más plana y clara de qué va esto, con qué se come y cómo podemos creer en ello. Hasta el ofrecer herramientas para llevarlo a cabo de forma eficiente. 

Y no sólo en un ámbito nacional, me quedaría corta, porque una de las maravillosas bondades o efectos del SM es justamente eliminar las fronteras, como usualmente las conocemos. Gracias a la tecnología también, por cierto.

He creado y gestionado comunidades por iniciativa propia y por diversos fines, y lo he hecho de manera gratuita. Y he visto cómo ha tomado forma la necesidad de comunicarnos a través de las redes sociales, la relevancia y protagonismo que han tomado y cómo han impulsado a que este rol de Community Manager (CM) sea considerado dentro de las empresas, como cualquier otro.


¡Excelente! Entonces me digo: "Quiero trabajar oficialmente como Community Manager". ¿Qué hago?

Lo primero, buscar ofertas. En bolsas de empleo online (que luego hablaré sobre mi experiencia con ellas), a través de las mismas redes sociales y por amigos.

Para ello, tengo que elaborar una buena carta de presentación y Currículum para demostrar el valor que aporto a ese rol y a la empresa que me contrate. Porque un CV hay que hacerlo para el que lo va leer, no para mostrarlo como trofeo.

Y para demostrar mi aporte al rol de CM, no se me hizo suficiente mostrar mi CV. Primero porque es algo nuevo en mi ruta profesional y segundo, porque el rol es algo nuevo para todos. Así que por qué no mostrarlo de manera "novedosa".

Los diseñadores y creativos tienen su portafolio. El CM también.

¡Vestida y arreglada, salimos a la fiesta!


Y la bebida resultó ser un trago de escepticismo. Demasiado escepticismo. El trago está como fuerte (cough!).

¿Qué fue mal? 

Revisemos algunos (de los numerosos) artículos sobre qué cualidades debe tener el CM.

Empecemos por el principio...¿Qué es un CM? Y ¿qué se necesita para serlo?

No dicen explícitamente que debe ser graduado en.... o con el título de....Ni con 5 o 7 o 3 años de experiencia (que de paso excluiría a bastantes con talento que recientemente tomaron las riendas).

Algunos han dicho abiertamente su opinión sobre si debe venir de tal o cual carrera o área. Porque el rol está bien relacionado con Marketing y RRPP, es cierto. Pudiera ser periodista también. Pero no es eso motivo de exclusión, ¿o sí?

Hay quien dice que no se necesita ser un geek de la informática ni tampoco un gurú del Marketing. 

Todavía no hay certezas. Pero si es por guiarnos por títulos, la diversidad está a la orden del día (abogado, socióloga, economista, entre otros).

Y este es un tema en sí mismo porque algunos hablan del Intrusismo profesional consecuencia del Social Media. Esto en realidad sucede en muchos otros campos o áreas y no es un tema reciente. Y es otro tema diferente al de este post.

Además uno debe hacer lo que le apasione. Así sea empezar desde cero. ¿Quién te dice que no? (muchos, pero si eso te va detener, mejor no te levantes de la cama).

Si el título no es determinante, el peso lo tienen las competencias de la persona. Justo esas que describen en los (numerosos) artículos sobre el CM. Que es cuestión de escuchar, conversar, de instinto. Algunos son más específicos, ven necesario el saber inglés, comprender los mercados, entre otros.

Aconsejan a las empresas que incluso lo de experiencia no sea un inhibidor al tomar la decisión.

Pero revisemos más información. Es necesario para entender que demanda el mercado, qué necesita el cliente que busca un CM.


Por ejemplo algunas ofertas de trabajootra más bastante específica, hasta incluso fuera del país.

Sigamos explorando. Sigamos caminando, un paso más, peregrino. Se aprende en el camino, caminando.

Veamos ¿qué ofrecen? A nivel contractual: contratos temporales, por meses o a medio tiempo. Como prueba.

Y uno dice: "Vale, es justo que queráis probar primero". Uno debe ponerse a prueba constantemente, porque de eso se trata, de proponerte retos y alcanzarlos. Así que un periodo de temporalidad o incluso de prueba, no es un obstáculo. Se hace bien lo que se tiene que hacer, un poco más si es necesario, y se sale adelante. Luego confiarán en mi trabajo. Eso dice uno.

Luego, a nivel económico, hagan ustedes las cuentas. Apliquen transitividad respecto al tema contractual (a implica b).


Sucede que estos escenarios los encuentras en algunas agencias y muchas veces proviene de los mismos clientes. Que aparentemente no entienden el cargo pero lo contratan un ratico "pa' ver" o le tienen miedo a que sea una pérdida de dinero. O algo más que no tengo claro.

Escuchas frases muy educadas y bien puestas que declaran que la necesidad es pequeña, que todavía esto es nuevo, los clientes no lo entienden aún...El cliente piensa que es muy caro pagarle el sueldo al CM, no me lo puedo permitir...

Luego llegas a casa, te metes en Twitter o en tu RSS y ¡ahí están!


Artículos que dicen que el CM será una de las profesiones más demandadas en un futuro inmediato, como este o este otro.

¡Resulta que la mitad de las marcas tienen un CM! ¿Tengo chance todavía con la otra mitad?

Me he perdido de algo en el camino a casa.

Y uno no va de venderse como el Gurú del SM y a cobrar millones. Vas para aportar un valor y una diferencia, vas para hacerlo lo mejor posible y aprender a hacerlo mejor cada día, demostrando con hechos tus logros y tu potencial. 

Pero terminas mirándote el "vestido" y preguntándote si te desfavorece o se te ven las "competencias" muy flacas. Quizás no debí comer tanto entusiasmo.

Además, hay otra tendencia. Para realizar las actividades del CM recurren a la frase "Que lo haga el de Marketing".



Esto es simplificar las tareas que tiene cada rol a cargo. La persona encargada (aparte de volverse pulpo) ¿entiende lo que es el Social Media? ¿Sabe de qué va Twitter? Sumemos la posible curva de aprendizaje más una sobrecarga de actividades. Aunque de todas las tendencias, esta es la que encuentro más razonable, porque estoy acostumbrada a que en el área de Informática, el que prueba, es el que codifica, el que diseña y además hace unos íconos web muy majos. Todo en uno, por el precio de uno, claro. Y hay muchos que hasta lo hacen bien (es decir, no se han lanzado por una ventana, todavía).

Luego, la otra tendencia, la más común. Recurren a becarios. Y a medio tiempo.

¿Competir con los becarios? Competencia injusta por donde lo vean. Porque:
  1. La persona tiene un perfil con más experiencia que el de un becario. Lo que implica que hay que rebajar considerablemente el salario que uno merece.
  2. La persona no tiene estudios de marketing, pero el becario sí. Entonces caemos en que los becarios también tienen derecho a hacer sus prácticas y empezar a hacerse de experiencia. 
  3. La persona no tiene experiencia en marketing pero seguro que si aporta bastante porque ha trabajado en otras actividades, es decir, tiene experiencia laboral

Debería existir espacio para todos. Por más que el proceso de selección para una oferta sea una competencia, debe tener ciertas condiciones de igualdad. En una competencia deportiva no vemos a los de 50 metros competir contra los de 500 metros, ni a los pesos pluma contra los pesos pesados.

Además, se pone en duda si realmente es trabajo para un becario. ¿Mandarías a un becario a hablar con tus potenciales clientes a un evento de miles o millones de asistentes?


Lo cierto es que como esto es muy nuevo, cabe cualquier cosa. Y eso es peligroso.

Vivimos en dos realidades, los que están conscientes de la importancia del rol y los que dicen estarlo.

¿Se puede ser innovador, pero sin que se nos mojen los zapatos?  

¿Les parece que una titulación sea suficiente como para que las empresas acepten cambiar sus condiciones? ¿O luego nos veremos en la diatriba de que como ahora tengo formación en el tema, les soy aún más cara?

¿Qué podemos hacer aquellos (que no somos pocos) que queremos empezar en esta área? ¿Aceptar lo que venga y ser partícipes del problema? 

Los que si creemos en la importancia y conocemos el alcance y poder de las redes sociales ¿cómo podemos fluir ante estas realidades? 

Esta ha sido mi experiencia y sobre todo, mis inquietudes. Como dije antes, me habré perdido de algo en el camino. 

Agradezco vuestras opiniones. 
Get This

2 comments:

Beltzane dijo...

¡Hola Astrid!

Muy interesante tu post sobre el Community Manager. Te prometí que te contestaría y me he permitido redactar mis propias reflexiones ;)

http://beltzane.tumblr.com/post/581145281/sobre-la-profesion-de-moda-el-community-manager

Un abrazo!

Panta REI dijo...

Hola!!

@belbelart, me gustaron tus reflexiones.

Pareciera que tiene sentido que el CM se forje en el fuego, con la práctica.

Lo que si es que tanto el profesional como la empresa deben apostar juntos por su éxito. Coca-Cola (por citar un ejemplo) demuestra que vale la pena hacerlo bien.

Gracias por compartir tu visión y tu experiencia en esta búsqueda.

Quedo pendiente que me cuentes que tal te fue con el Postgrado de CM! Bien interesante!!

Y mucho éxito, que como tú dices, "todo suma" :)

¿alguien tiene una visión diferente?